Fundació Privada Sant Antoni Abat | Donantes históricos del Hospital de Sant Antoni Abat. 1.- Josep Lluch i Torrents (padre de Francesc Lluch i Rafecas)
17175
post-template-default,single,single-post,postid-17175,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Donantes históricos del Hospital de Sant Antoni Abat. 1.- Josep Lluch i Torrents (padre de Francesc Lluch i Rafecas)

La Fundació Sant Antoni Abat inicia una serie de artículos sobre los donantes históricos del Hospital de Vilanova, entre los cuales hay muchas personas anónimas pero también otras personajes con gran notoriedad en Vilanova i la Geltrú o más allá, como la familia Pirelli, y con apellidos tan conocidos cómo Vidal, Marqués, Samà, Font y Gumà, Miró, etc. Nuestro primer protagonista es Josep Lluch i Torrents, padre del ingeniero mecánico y profesor de segunda enseñanza Francesc Lluch i Rafecas, que da nombre a un instituto de secundaria de Vilanova i la Geltrú.

Lluch i Torrents fue un indiano nacido el 1810 que hizo fortuna en Cuba con el comercio y que regresó a Vilanova a principios de la década de los 60 del siglo XIX. Vivió en la Rambla Principal, en una casa conocida como Can Lluch, rodeada de jardín, que se hizo construir en el solar donde ahora se encuentra la Escuela Santa Teresa. El edificio fue utilizado después como Escuela de Artes y Oficios (y posteriormente reedificado por la orden teresiana). Josep Lluch partió hacia Cuba cuando su hijo, Francesc, era muy pequeño, en 1837, y permaneció muchos años en la isla, desde donde enviaba dinero a su esposa Bonaventura Rafecas Puig. Entre los caudales americanos y las propiedades urbanas en Vilanova, la situación económica de Lluch era acomodada. Durante muchos años,  Josep Lluch ocupó cargos en la Junta del Cementerio.

La donación principal de Josep Lluch al Hospital proviene de la gestión hecha por los albaceas de su legado testamentario. La Casa d’Empar y el Hospital de Sant Antoni Abat recibieron una importante donación, probablemente fruto de la venta de Can Lluch, por 40.000 pesetas de la época, al sacerdote Enric d’Ossó Cervelló. El legado también fue suficiente para efectuar otras obras filantrópicas, como por ejemplo la instalación de un carillón en el campanario de Sant Antoni, que finalmente se convirtió en una campana, conocida como Josepa o Lluca en honor al donante, colocada el 1892. Y se hizo construir un mausoleo en el cementerio de Vilanova, una obra funeraria notable que hoy se mantiene en pie.

Josep Lluch sobrevivió a su hijo. Lluch i Rafecas, que murió en 1882, a los 45 años, mientras que su padre vivió todavía cuatro años más, hasta su muerte el 23 de febrero de 1886. Lluch i Torrents era de ideología liberal, y tenía un gran interés por el progreso material. Así, estuvo muy implicado, junto con su hijo, en las obras de la Carretera de les Costes de Garraf. Su correspondencia con Víctor Balaguer está llena de referencias a esta obra y a otros proyectos. Tuvo acciones, por ejemplo, en la compañía textil vilanovesa «Puig, Rafecas, Marqués y Cia» (estaba emparentado con los Rafecas por matrimonio). Después de que Bonaventura muriera en 1868, padre e hijo continuaron viviendo juntos durante muchos años en Can Lluch y compartieron ideología e intereses.

La Fundació Sant Antoni Abat conserva un cuadro de Josep Lluch i Torrents, obra del pintor vilanovés Manuel Cusí Ferret. Esta obra nos muestra un Lluch con gesto severo y adusto, ya mayor, donde el autor, gran retratista, supo captar con maestría el sentimiento serio y triste del rostro.

Fuentes:

PUIG ROVIRA, Francesc X.., Diccionari Biogràfic de Vilanova i la Geltrú, Ajuntament de Vilanova i la Geltrú, 2003.

FERRER I PUMARETA, Jordi, Francesc Lluch Rafecas (1836-1882): Una visió de la Vilanova i la Geltrú liberal progressista. Biografia, inèdita, [en redacció 2019].

SOLER I BECERRA, Raimon, Comerciants i fabricants: Una reflexió sobre l’origen comercial del capital industrial, el cas de Vilanova i la Geltrú, a Recerques. Història, Economia, Cultura, núm. 36, Barcelona, 1998.

ÁLVAREZ, Miquel A.; MIRÓ, Enric; SERRA, Manuel; ZURDO, José L., Notes històriques de l’Hospital de Sant Antoni Abat de Vilanova i la Geltrú, Ajuntament de Vilanova i la Geltrú i Editorial el Cep i la Nansa (Biblioteca Antina), 2005.

Datos vitales básicos:

Josep Lluch Torrents, geltrunenc, (Vilanova, 19 de marzo de 1810 – Vilanova, 23 de febrero de 1886). Hay documentos coetáneos, oficiales y no oficiales, en los cuáles se usó el nombre compuesto Josep Francesc, por ejemplo, en la esquela publicada en el Diario de Villanueva de 24 de febrero de 1886. Aun así, en otros muchos documentos se usó solo Josep y él mismo firmaba, habitualmente, sólo con Josep. En cuanto al segundo apellido, a veces aparece escrito con te final y a veces escrito sin te; él firmaba, habitualmente, Torrens. En la actualidad, el nombre usado y difundido es el de Josep Lluch i Torrents; por ejemplo, a PUIG 2003.ª, p. 183.

Casado (parroquia de Santa Maria de la Geltrú)el 15 de febrero de 18361, con la geltrunesa Bonaventura Rafecas Puig (Vilanova, 30 de diciembre de 18142 – Vilanova, 19 de diciembre de 1868).

Tuvieron un hijo único, Francesc, nacido en Vilanova i la Geltrú el 28 de diciembre de 1836 y muerto a Barcelona el 16 de abril de 1882.