Avanzan los trabajos de saneamiento y limpieza de la cubierta de la iglesia de los Josepets | Fundació Privada Sant Antoni Abat
18139
post-template-default,single,single-post,postid-18139,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Avanzan los trabajos de saneamiento y limpieza de la cubierta de la iglesia de los Josepets

La Fundació Sant Antoni Abat está ejecutando las obras de limpieza, saneamiento y reparación de la cubierta de la iglesia de Sant Josep (conocida como los Josepets) de Vilanova i la Geltrú. Estos trabajos se financian a través de una subvención del Departamento de Cultura de la Generalitat, de los fondos propios de la Fundación y de una aportación del Ayuntamiento vilanovés, que se inscribe en el protocolo para el futuro de este edificio, firmado entre la Fundación y el Consistorio.

Las obras, que tienen un coste de casi 132.000 euros, consisten en la limpieza de tierra, excrementos de palomas y vegetación que se han ido acumulando durante años en el tejado, el bajo cubierta y en los canales de bajada de agua de la iglesia de los Josepets. Esta acumulación de material dificultaba el desagüe de las aguas pluviales, había originado filtraciones y podría haber causado, con el paso del tiempo, graves problemas estructurales en el edificio. Afortunadamente, se ha actuado a tiempo y los técnicos han constatado que la estructura de la iglesia se encuentra en su mayor parte en buenas condiciones.Además de la limpieza y reparación de las partes del tejado en mal estado, los trabajos incluyen la instalación de rejas anti palomas para evitar la presencia de estas aves bajo la cubierta, donde se habían detectado decenas de colonias y gran cantidad de detritus. Además, se aprovechará para colocar líneas de vida para garantizar la seguridad del personal que efectúe operaciones de mantenimiento en el futuro. Está previsto que los trabajos finalicen este verano. La dirección de la obra va a cargo del arquitecto Òscar Valverde.

El protocolo
El protocolo para la creación de un Centro de Cultura Popular y Tradicional en la iglesia de los Josepets fue aprobado por el Patronato de la Fundació Sant Antoni Abat el pasado 27 de enero y por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento el 2 de marzo. Este documento recoge el compromiso de ambas partes para alcanzar, en el plazo de un año,  un acuerdo para otorgar un derecho de superficie de la iglesia de Sant Josep al Ayuntamiento, a cambio que el Consistorio se haga cargo de las obras de inversión y mantenimiento del edificio.

Este derecho de superficie tendría una duración mínima de 25 años. El Centro de Cultura Popular y Tradicional tendría el objetivo de mejorar la difusión de la cultura festiva de Vilanova i la Geltrú. La Fundación se reservaría el uso de una parte de la iglesia, la antigua capilla del Carmen, para actos religiosos dirigidos a las personas ingresadas en el Hospital de Sant Antoni y, eventualmente, para otras actas, y también otro espacio para la documentación histórica y material de la entidad. El Ayuntamiento se compromete también a aportar 78.542 euros para completar la financiación de los trabajos de la cubierta. Este futuro convenio tendrá que ser aprobado finalmente por el pleno del Ayuntamiento.

La iglesia de Sant Josep o de los Josepets forma parte del patrimonio arquitectónico propiedad de la Fundación, que también es la titular del edificio y los terrenos del Hospital. Los Josepets, declarado Bien Cultural de Interés Local, se acabó de construir el 1790, como iglesia del convento de los carmelitas descalzos (que después se convirtió en hospital). Según el inventario del Patrimonio Histórico, Arquitectónico y Ambiental de Vilanova, la iglesia de Sant Josep “es un importante elemento arquitectónico que probablemente la vecindad con el hospital ha preservado de su desaparición, conforma un espacio urbano de gran interés para la ciudad y es referente visual de la calle de los Josepets y desde el torrente de la Pastera”.

Durante los hechos revolucionarios del verano de 1835 se destruyeron los altares y se procedió a la exclaustración de los frailes; al año siguiente, la iglesia, el convento y los terrenos fueron desamortizados y declarados bienes nacionales. En 1853 es abierta de nuevo al culto y al año siguiente el Ayuntamiento decidió convertir el convento en hospital y que la iglesia formara parte del conjunto. En los hechos de julio de 1936, el altar del Santísimo, con la imagen de la virgen del Carmen, fue destruido. Desde 1939 y hasta el acabado de la restauración de la iglesia de Sant Antoni Abat, el templo hizo funciones religiosas parroquiales.

Imagen inédita del espacio bajo la cubierta, entre el tejado y la bóveda de la iglesia